Boda Juanma y Maria 21 de septiembre de 2019

19 de Octubre del 2019

No pude elegir mejor personal humano y mejor comida

Salió un mal día, el diluvio universal en una boda que iba a ser al aire libre... Pero la profesionalidad de estos señores Paco al frente y todos los camareros hicieron que nadie, absolutamente nadie se acordara de la lluvia. Recostruyeron la idea inicial haciéndola mejor aún si cabía, la comida aparte de deliciosa era abundante, la bebida igual. Era una boda complicada, había más de 200 personas y el diluvio iba a más, los camareros se crecieron con las adversidades y empapados no les faltaba una sonrisa en la cara y nos les cabía un no en la boca, nos sorprendió a todos la profesionalidad con la atajaron todos y cada uno de los inconvenientes que pudieron ir apareciendo (porque el diluvio fue de escándalo). La comida de 10. No hubo narices a comernos todos los aperitivos y a bebernos todo el vino y la cerveza de lunch. Estaba todo espectacular y nos lo dicen todos y cada uno de los invitados con los que hablamos sobre el tema. El pescado se deshacía en la boca y la carne igual, todos los detalles y momentos que teníamos pensado hacer los hicieron sin problemas y buscaron la forma para cada idea que teníamos, en un año de preparación jamás salió un no o no se puede de sus bocas. No podemos estar más agradecidos al gran trabajo realizado por esta gente y a la gran coordinación del señor Paco. Sin duda, no buscaría otro lugar si quisiera celebrar mi boda en el norte de Cáceres, a parte del entorno idílico y lo bonita que es la finca, con sol, con truenos o con nieve.